Historias de Cerveruela

La Panzada

04May

Hace unos días, cuando pensé en el tipo de entradas que quería incluir en el blog, se me ocurrió que algunas podían ser sobre historias, costumbres y curiosidades de la “Cerveruela de antes”, historias que me encanta escuchar y estoy segura de que a ti también.  Así que compartí la idea con mi tía Mari Nieves (hermana de mi abuelo) y aquí va la primera que ella misma me redactó:

Cuando mi padre se retiró, fuimos a vivir a Cerveruela ya que allí teníamos casa. La casualidad que el día que llegué, yo hacía los quince años. Me encantó el pueblo con su río, sus casicas y sus gentes, casi todos eran familia. Pues aunque iba de pequeña a casa de los abuelos, desde que había fallecido mi abuelo Matías se vino la abuela Ignacia con nosotros y con el otro hijo, “el tío Emilio”, así que yo no me acordaba mucho del pueblo.

En las fiestas de invierno, me mandó mi madre que fuera a llevarle el cañador del pan a la tía Isidora, nos lo había dejado unos días antes que había amasado mi madre.

No hice nada más que llegar a casa de la Tía Isidora y se presentaron una cuadrilla de mozos con la pretensión de darme “la panzada”, cogí las tenazas del hogar y les dije: “al que me dé la panzada, le doy un tenazazo” ¿que qué es la panzada? Era una costumbre que había, de hacía años, que cuando se bailaba y tocaban la jota, al decir “Las mozas de Zaragoza ¡aúpa!” el chico cogía a la chica por la cintura y la levantaba un poco, y la chica al mismo tiempo daba un saltico. Como veis no era nada de importancia, pero yo como no lo había visto nunca, no sé lo que me figuré, el caso que a fuerza de que la tía Isidora los convenció para que se marchasen, al final lo hicieron; ya que veía que, si no lo hacían, yo era capaz de darles con las tenazas.

Tuvo que acompañarme la tía Isidora a mi casa. Cuando al llegar se lo conté a mis padres, mi padre se reía y me contó que en sus tiempos de joven era de otra manera: no se bailaba agarrados y cuando iban bailando, en un momento dado, se juntaban y suavemente se rozaban la panza, de ahí el nombre de la “panzada”.

Toda una costumbre que ahora nos puede causar mucha gracia, pero ya se sabe que en esos años todo era muy diferente. Quizá en tu pueblo también había esta costumbre o una parecida ¿conoces alguna curiosa?

Muchas gracias a mi tía Nieves por contarme historietas de Cerveruela para que las pueda compartir en el blog 😊 ¡me hace mucha ilusión!

¡Muchos saludos desde Cerveruela!

Beatriz – El Tío carrascón

Qué es Granjearte

04May

Como dice la frase “Después de los grandes momentos, siempre quedan recuerdos inolvidables“, seguramente (tú que lees) recuerdas algunos momentos de tu infancia con tus amigos; en el pueblo o en la playa, en el colegio o en el parque, que puedes revivir tan sólo cerrando los ojos.

Para mí la mayoría son en Cerveruela, recuerdo que de pequeña siempre nos íbamos a la “Cama del Cura” a merendar con las bicis y después allí improvisábamos historias y juegos. Pero no vamos a hablar de mí, quiero hablaros de los campamentos Granjearte, de los que guardo muchos recuerdos y anécdotas.

Por suerte, no soy la única que piensa en esos días de verano y sonríe al instante, estoy segura de que todos los niños y monitores que los han vivido sufren esa “sonrisa espontánea”. Cada año y turno ha sido diferente; diferente por las personalidades de los niños, las edades, las actividades… Una semana que empezamos con nervios en el estómago, siendo desconocidos y tímidos (bueno, esto sólo algunos jeje) y acabamos siendo auténticos AMIGOS. Siempre recordaré la llorera de algunas chicas de Granjearte 2016 el penúltimo día de los campamentos porque se iban a acabar esos momentos de compartir y reír (al menos de esa semana).

Para mí los campamentos son una actividad en la que puedes conocer a gente de otros pueblos o ciudades, de tu edad o diferente, es familiar, sobre todo con los monitores, en esa semana aprendes a convivir con diferentes personas, que tienen distintos gustos o aficiones que tú. Tienen variedad de actividades como por ejemplo hacer talleres, visitar a los animales de la granja y darles de comer, ginkanas por el pueblo y otras muchas. En los dos años que llevo participando en estos campamentos he disfrutado un montón, espero que este año 2017 me lo pase igual de bien o incluso mejor. ¡Nos vemos en Cerveruela!” Candela, 14 años.

Además de pasarlo muy bien aprendemos muchas cosas: los niños aprenden a convivir, a estar en un medio fuera de su zona habitual y con gente diferente, curiosidades, etc. Pero no sólo ellos aprenden, los monitores y todas las personas que trabajamos para que todo salga bien también aprendemos de cada experiencia. Suena típico, pero es así.

En este campamento me lo he pasado muy bien y no he pensado nada en mis padres. Lo malo es que al irme me da mucha pena de lo bien que me lo he pasado. Aburrirme es lo único que no hago porque a cada hora hay una actividad. Ah, los monitores ¡¡¡divertidísimos!!! Y la comida ¡¡¡buenísima!!! Espero que vengáis y lo comprobéis. ANIMAROS.” Víctor, 11 años.

Aunque tenemos a varios repetidores, también hay niños que es la primera vez que van de campamentos y creo que es un sitio perfecto como primer contacto ya que están alojados en un albergue y el trato es muy cercano porque el grupo no es demasiado numeroso (unos 30 niños/as).

“En el campamento me lo pasé genial y me llamaban “el alpargata”. El animal que más me gustó fue el burro y también me gustó el juego de los sentidos. Y… ¡la comida fantástica!” Iván, 7 años.

Creo que las fotos hablan por sí solas, así que ya sabéis, este verano ¡Granjearte 2017! 😊

Beatriz – El Tío Carrascón

Gracias a Candela, Víctor e Iván por perder un ratito en redactar esas líneas sobre sus experiencias.

Bienvenid@ a nuestra aventura

02May

Lo primero, ¡muchas muchas gracias por entrar a nuestro blog! Me llamo Beatriz y soy la pequeña de la familia que forma El Tío Carrascón y en el blog os voy a contar cosas muy variadas; desde historietas de la granja o de nuestro pueblo hasta ideas DIY (manualidades) o excursiones que podéis hacer si venís a visitar la zona. Estaré encantada de que me propongáis alguna otra idea de post que os gustaría leer (beatriz@eltiocarrascon.com).

Si aún no nos conoces ¡no pasa nada! Aquí te dejo un vídeo que nos hicieron hace ya unos años en el que puedes descubrir un poquito nuestro proyecto. Dentro de poco tendremos disponible uno más actual porque, la verdad, nos notamos muy cambiados desde este primer vídeo, pero así cogéis la historia desde el principio, jeje.

No me voy a alargar más en esta primera entrada y simplemente quiero dar las gracias a todas las personas que hacéis que esto sea posible, por muy típica que parezca esta frase, debo decirla porque así la sentimos cada uno de los miembros de la familia. Así que nada ¡bienvenidos! y espero que disfrutéis con la lectura 😊

 

Beatriz – El Tío Carrascón