Historietas

Cómo fui vivir RURALINK en primera persona

29Sep

¡Qué rápido pasa el tiempo! Hace justo un año que estábamos grabando el documental Ruralink. Unos días que compartimos con un equipo genial de jóvenes interesados en el medio rural y que nos contactaron para participar en este proyecto europeo.

Ruralink nos ha permitido no sólo compartir nuestra historia de emprendimiento en Cerveruela sino también conocer otras historias similares de jóvenes que han optado por una vida fuera de la ciudad, tanto en España como en Grecia y Alemania.

Estos casos reales junto con las ganas de crear algo bonito de las personas que grabaron, redactaron, coordinaron, entrevistaron, maquetaron, etc dio como resultado un documental que os recomendamos ver (os dejamos la versión con subtítulos en inglés más abajo).

Fue muy divertido “convertir” el albergue y la granja escuela en un escenario en el que nosotros aparecíamos junto con nuestros queridos animales, claro 😛

Todo lo que veis en el vídeo y en las imágenes es tal y como pasa en nuestro día a día, nos gusta la idea de que podáis así conocernos más personalmente, que sepáis quién está detrás de este proyecto familiar.

Siempre me acordaré de una chica que me preguntó por curiosidad si normalmente iba vestida así a la granja o si sólo era por la grabación (jaja), y mi respuesta fue “siempre voy así, con mi ropa habitual porque voy cómoda. Evidentemente los días que hay barro o alguna tarea especial pues te pones botas altas u otros pantalones, pero por qué no llevar lo que te gusta”. Le pareció genial porque precisamente estos estereotipos que tienen concebidos algunas personas sobre la gente del mundo rural es lo que también se pretende “romper” en el documental, si os fijáis lo nombramos en algún momento de la entrevista. También hablamos sobre las dificultades que conlleva vivir en un pueblo, pero no superan de ningún modo al lado positivo de esta opción de vida.

Unos días en los que visitamos la granja, hicimos pasta fresca, practicamos inglés, hicimos nuevos amigos ¡y muchas otras cosas!

Aprovechamos una vez más para agradecer al gran equipo que estuvo detrás de las cámaras y a las instituciones y asociaciones que han apoyado el documental. “The Orduna sisters”, como ellos nos llaman, y toda la familia esperamos volver a veros por aquí 😊

B. Orduna Pérez – El Tío Carrascón

La curiosa historia del Cabrito Peco

28Sep

¿Alguna vez habéis pensado lo inteligente y curiosa que es la naturaleza? En este caso vamos a hablar de una historia de la granja que pasó hace cuatro años ya. La historia de una cabra o, mejor dicho, de un cabrito.

La cabra Miedica, viuda del boque Roque I, tuvo dos cabritillos. Ella, al no tener suficiente leche para amamantar a los dos, tuvo que rechazar a uno de ellos. Esto lo suelen hacer cuando saben por instinto que sólo pueden sacar adelante a uno, rechazando así al más débil.

Así que ahí se quedó solito y tumbado en la paja un chotico casi sin fuerzas y con cara tristona ¡teníamos que hacer algo! Mi hermana María lo cogió y se lo llevó a casa donde le dimos biberón y muchos mimos durante semanas. Pero esto no es todo, la perrita Chireta (a la que muchos conoceréis), ¡hizo de mamá! No veas lo gracioso que era verlos juntos acurrucados. Estuvieron tanto tiempo juntos que Peco parecía un perro; te seguía cuando ibas por la calle, jugaba con Chireta y volvían a casa juntos…

Chireta tiene mucho instinto maternal porque también “adoptó” hace un tiempo a una cerdita vietnamita, aquí tenéis un vídeo de cómo le daba de mamar a Dulcinea.

Ahora Peco y su hermano Roque II viven felizmente en la granja escuela. Peco guía con su cencerro a todas las cabras cuando salen a pastar y Roque II ha heredado el puesto de su padre como jefe del rebaño, con su cornamenta y sus barbas tan llamativas que hacen que sea irresistible para cualquier cabra.

Así que colorín, colorado, la historieta de hoy se ha terminado 🙂

Déjanos tu comentario con lo que te ha parecido o si conoces algún caso similar.

Gracias por leernos y muchos saludos,

B. Orduna Pérez

El Tío Carrascón

International Workcamp 2017

07Ago

Cuando Fede y Jorge de la Asoc. Fondo Natural nos planteó un campo de trabajo internacional no nos lo pensamos ¡qué gran idea! Dos semanas en las que fusionar naturaleza, diferentes culturas, idiomas, trabajo en equipo, actividades ¡y nuevas experiencias!

Mira profundamente en la naturaleza y entonces comprenderás todo mejor. A. Einstein.

Uno de los objetivos del campo de trabajo, además de pasarlo bien y aprender, era recuperar algunas de las fuentes naturales que tenemos en el término de Cerveruela. Hay veinticinco en total (que hayamos encontrado), pero sólo son unas pocas las que conocíamos “de siempre”.

La idea fue tomando forma poco a poco hasta que llegó el día; llegaron chicos y chicas de diferentes nacionalidades como Francia, Italia, México, Estados Unidos o Ucrania, además de algunos españoles y los coordinadores.

Fueron unos días intensos de trabajo, tanto para nosotros como para ellos ¡pero pudieron con todo! Además de la limpieza y recuperación de las fuentes, también hicieron actividades medioambientales, conocieron la fauna de la zona, visitaron la granja escuela, etc.

Incluso hicimos una velada internacional para la que cada uno preparó alguna gastronomía típica de su país ¡qué variedad de cosas ricas! También fue la presentación del documental RURALINK para la gente del pueblo.

Esta convivencia diaria y el compartir tantos momentos hicieron que se formara una gran familia y que surgieran grandes amistades y recuerdos. Seguro que no olvidarán la competición de Tiro de Soga en el que participaron durante las fiestas del pueblo (guinda final del campo) y tampoco convertirse en cabezudos y encorrer a los niños del pueblo o el disfraz de moscas.

Desde El Tío Carrascón queremos agradecer a todos los coordinadores y participantes, a Fondo Natural, al Instituto Aragonés de Juventud, y a todas las personas que han participado de alguna manera para que estos chicos y chicas se llevaran un buen recuerdo de Cerveruela.

Dos semanas que ¡no olvidaremos!

Si te apetece apoyar la iniciativa de la recuperación de fuentes y contribuir al desarrollo de Cerveruela, puedes hacer un donativo aquí

Muchas gracias por pasarte por el blog 😊

Beatriz Orduna Pérez

Campamentos Granjearte 2017

21Jul

¡Hola a todos! No os podéis imaginar lo bien que hemos pasado estas tres semanas de campamentos Granjearte.

Han sido 21 días de no parar en las que hemos compartido muchas historias, risas, anécdotas, juegos, talleres y ¡nuevas amistades! Y todo gracias a vosotros, que habéis confiado en nuestro equipo para que vuestros peques (y no tan peques) vivieran esta gran aventura.

Cada uno de los turnos ha sido diferente pero todos ellos tienen algo en común; la diversión.

Hemos estado en la granja escuela conociendo a los animales, les hemos dado de comer, les hemos cuidado… también hemos hecho una gymkana granjera con pruebas de lo más graciosas y ¡un concurso de espantapájaros!

También hemos hecho juegos de educación ambiental como este en el que se va “contaminando” o “depurando” el agua, ¡aprender y divertirse al mismo tiempo!

Y, no podían faltar, los juegos clásicos, la guarrinkana y la gymkana de agua seguida de un bañito en el río Huerva.

Porque otra cosa no, pero en el río hemos descubierto un montón de seres vivos como culebras, barbos, zapateros, sapos, libélulas, etc.

También fuimos de excursión al santuario de la Virgen del Águila donde comimos, descansamos y disfrutamos de unas vistas privilegiadas. Allí, aprendimos muchas cosas de naturaleza y, sobre todo, de las carrascas que llenan los montes del término de Cerveruela.

La convivencia en el albergue también ha estado muy bien; hemos dormido en habitaciones con literas ¡muy divertido! Además, hemos colaborado con la limpieza, hemos puesto la mesa, hemos barrido y otras cosas ¡trabajo en equipo!

Y en cuanto a talleres… ¡no ha faltado la creatividad! Hemos pintado camisetas, hemos hecho jabones, “blandiblú”, cuadros de hilos ¡y muchas cosas más!

Y también nos hemos sentido unos auténticos chefs cocinando pizza, pasta fresca, galletas… ¡mmmm! 😛

Pero lo mejor de todo, lo que mejor resume estos días, lo que nunca olvidarán estos peques, es la DIVERSIÓN y la AMISTAD que nos ha unido.

¡Nunca olvidaremos Granjearte 2017!

Si os ha gustado, imaginad ¡esto sólo es un resumen!

Muchos saludos desde Cerveruela 🙂

 

Beatriz Orduna Pérez

La Panzada

04May

Hace unos días, cuando pensé en el tipo de entradas que quería incluir en el blog, se me ocurrió que algunas podían ser sobre historias, costumbres y curiosidades de la “Cerveruela de antes”, historias que me encanta escuchar y estoy segura de que a ti también.  Así que compartí la idea con mi tía Mari Nieves (hermana de mi abuelo) y aquí va la primera que ella misma me redactó:

Cuando mi padre se retiró, fuimos a vivir a Cerveruela ya que allí teníamos casa. La casualidad que el día que llegué, yo hacía los quince años. Me encantó el pueblo con su río, sus casicas y sus gentes, casi todos eran familia. Pues aunque iba de pequeña a casa de los abuelos, desde que había fallecido mi abuelo Matías se vino la abuela Ignacia con nosotros y con el otro hijo, “el tío Emilio”, así que yo no me acordaba mucho del pueblo.

En las fiestas de invierno, me mandó mi madre que fuera a llevarle el cañador del pan a la tía Isidora, nos lo había dejado unos días antes que había amasado mi madre.

No hice nada más que llegar a casa de la Tía Isidora y se presentaron una cuadrilla de mozos con la pretensión de darme “la panzada”, cogí las tenazas del hogar y les dije: “al que me dé la panzada, le doy un tenazazo” ¿que qué es la panzada? Era una costumbre que había, de hacía años, que cuando se bailaba y tocaban la jota, al decir “Las mozas de Zaragoza ¡aúpa!” el chico cogía a la chica por la cintura y la levantaba un poco, y la chica al mismo tiempo daba un saltico. Como veis no era nada de importancia, pero yo como no lo había visto nunca, no sé lo que me figuré, el caso que a fuerza de que la tía Isidora los convenció para que se marchasen, al final lo hicieron; ya que veía que, si no lo hacían, yo era capaz de darles con las tenazas.

Tuvo que acompañarme la tía Isidora a mi casa. Cuando al llegar se lo conté a mis padres, mi padre se reía y me contó que en sus tiempos de joven era de otra manera: no se bailaba agarrados y cuando iban bailando, en un momento dado, se juntaban y suavemente se rozaban la panza, de ahí el nombre de la “panzada”.

Toda una costumbre que ahora nos puede causar mucha gracia, pero ya se sabe que en esos años todo era muy diferente. Quizá en tu pueblo también había esta costumbre o una parecida ¿conoces alguna curiosa?

Muchas gracias a mi tía Nieves por contarme historietas de Cerveruela para que las pueda compartir en el blog 😊 ¡me hace mucha ilusión!

¡Muchos saludos desde Cerveruela!

Beatriz – El Tío carrascón

Qué es Granjearte

04May

Como dice la frase “Después de los grandes momentos, siempre quedan recuerdos inolvidables“, seguramente (tú que lees) recuerdas algunos momentos de tu infancia con tus amigos; en el pueblo o en la playa, en el colegio o en el parque, que puedes revivir tan sólo cerrando los ojos.

Para mí la mayoría son en Cerveruela, recuerdo que de pequeña siempre nos íbamos a la “Cama del Cura” a merendar con las bicis y después allí improvisábamos historias y juegos. Pero no vamos a hablar de mí, quiero hablaros de los campamentos Granjearte, de los que guardo muchos recuerdos y anécdotas.

Por suerte, no soy la única que piensa en esos días de verano y sonríe al instante, estoy segura de que todos los niños y monitores que los han vivido sufren esa “sonrisa espontánea”. Cada año y turno ha sido diferente; diferente por las personalidades de los niños, las edades, las actividades… Una semana que empezamos con nervios en el estómago, siendo desconocidos y tímidos (bueno, esto sólo algunos jeje) y acabamos siendo auténticos AMIGOS. Siempre recordaré la llorera de algunas chicas de Granjearte 2016 el penúltimo día de los campamentos porque se iban a acabar esos momentos de compartir y reír (al menos de esa semana).

Para mí los campamentos son una actividad en la que puedes conocer a gente de otros pueblos o ciudades, de tu edad o diferente, es familiar, sobre todo con los monitores, en esa semana aprendes a convivir con diferentes personas, que tienen distintos gustos o aficiones que tú. Tienen variedad de actividades como por ejemplo hacer talleres, visitar a los animales de la granja y darles de comer, ginkanas por el pueblo y otras muchas. En los dos años que llevo participando en estos campamentos he disfrutado un montón, espero que este año 2017 me lo pase igual de bien o incluso mejor. ¡Nos vemos en Cerveruela!” Candela, 14 años.

Además de pasarlo muy bien aprendemos muchas cosas: los niños aprenden a convivir, a estar en un medio fuera de su zona habitual y con gente diferente, curiosidades, etc. Pero no sólo ellos aprenden, los monitores y todas las personas que trabajamos para que todo salga bien también aprendemos de cada experiencia. Suena típico, pero es así.

En este campamento me lo he pasado muy bien y no he pensado nada en mis padres. Lo malo es que al irme me da mucha pena de lo bien que me lo he pasado. Aburrirme es lo único que no hago porque a cada hora hay una actividad. Ah, los monitores ¡¡¡divertidísimos!!! Y la comida ¡¡¡buenísima!!! Espero que vengáis y lo comprobéis. ANIMAROS.” Víctor, 11 años.

Aunque tenemos a varios repetidores, también hay niños que es la primera vez que van de campamentos y creo que es un sitio perfecto como primer contacto ya que están alojados en un albergue y el trato es muy cercano porque el grupo no es demasiado numeroso (unos 30 niños/as).

“En el campamento me lo pasé genial y me llamaban “el alpargata”. El animal que más me gustó fue el burro y también me gustó el juego de los sentidos. Y… ¡la comida fantástica!” Iván, 7 años.

Creo que las fotos hablan por sí solas, así que ya sabéis, este verano ¡Granjearte 2017! 😊

Beatriz – El Tío Carrascón

Gracias a Candela, Víctor e Iván por perder un ratito en redactar esas líneas sobre sus experiencias.

Bienvenid@ a nuestra aventura

02May

Lo primero, ¡muchas muchas gracias por entrar a nuestro blog! Me llamo Beatriz y soy la pequeña de la familia que forma El Tío Carrascón y en el blog os voy a contar cosas muy variadas; desde historietas de la granja o de nuestro pueblo hasta ideas DIY (manualidades) o excursiones que podéis hacer si venís a visitar la zona. Estaré encantada de que me propongáis alguna otra idea de post que os gustaría leer (beatriz@eltiocarrascon.com).

Si aún no nos conoces ¡no pasa nada! Aquí te dejo un vídeo que nos hicieron hace ya unos años en el que puedes descubrir un poquito nuestro proyecto. Dentro de poco tendremos disponible uno más actual porque, la verdad, nos notamos muy cambiados desde este primer vídeo, pero así cogéis la historia desde el principio, jeje.

No me voy a alargar más en esta primera entrada y simplemente quiero dar las gracias a todas las personas que hacéis que esto sea posible, por muy típica que parezca esta frase, debo decirla porque así la sentimos cada uno de los miembros de la familia. Así que nada ¡bienvenidos! y espero que disfrutéis con la lectura 😊

 

Beatriz – El Tío Carrascón